Entrevista al Dr. Ignacio Ricci, investigador Miguel Servet Tipo I

Entrevistamos al Dr. Ignacio Ricci, investigador Miguel Servet Tipo I y miembro del grupo de investigación en Actividades Preventivas y Promoción y en Cáncer Illes Balears (GRAPP-caIB) del IdISBa

¿Que supuso para usted conseguir ser el número uno de la convocatoria Miguel Servet Tipo I?

El conseguir un contrato Miguel Servet para mi supuso una enorme alegría. Desde que conocí la existencia de dichos contratos, tuve claro que representaban una excelente oportunidad para dar un salto importante en mi carrera como investigador. Durante años trabajé duro con la esperanza de poder reunir algún día los méritos necesarios para poder recibir ese tipo de contrato. Tras varios intentos fallidos, finalmente lo conseguí, y lo primero que sentí fue una inmensa alegría y satisfacción, ya que todo el trabajo realizado finalmente había dado sus frutos. El hecho de haber quedado número uno de la convocatoria lo considero algo meramente anecdótico. Lo importante es que, a diferencia de los años anteriores, conseguí pasar el punto de corte y formar parte del grupo de investigadores seleccionados.

Recientemente el British Medical Journal ha publicado el artículo “Impact of patient and public involvement on enrolment and retention in clinical trials: systematic review and meta-analysis”, en el que usted figura como uno de los autores. ¿Cuáles son las principales novedades que podemos encontrar?

Existe cada vez una mayor concienciación entre los investigadores, gestores, y decisores políticos sobre la necesidad de que los resultados de las investigaciones que los científicos llevamos a cabo tengan un impacto real y tangible en la sociedad. En Reino Unido son pioneros en este tema. Allí, en las convocatorias de financiación públicas para proyectos de investigación en salud, hace ya unos años que se estableció como importante requisito el que los investigadores involucraran activamente a pacientes en el diseño y ejecución de los proyectos de investigación para los cuales solicitaban financiación. La idea subyacente es poder incorporar la visión de los pacientes, para que los resultados de las investigaciones (financiadas con fondos públicos) puedan tener el mayor impacto o beneficio posible sobre la propia sociedad. Esta iniciativa, impulsada por el Departamento de Salud de Reino Unido, fue polémica, controvertida, y levantó cierto escepticismo entre algunos sectores, los cuales ponían en duda que involucrar a pacientes fuera realmente a mejorar el impacto de la actividad científica. Nuestro estudio ha sido el primero en poder ofrecer evidencia científica robusta demostrando que involucrar a pacientes en el diseño y ejecución de estudios de investigación contribuye realmente a mejorar dichos estudios. Concretamente, nuestra revisión sistemática de la literatura muestra que involucrar a pacientes en el diseño o ejecución de ensayos clínicos mejora (incrementa) por término medio de forma estadísticamente significativa la tasa de reclutamiento de los ensayos clínicos. Esta cuestión no es baladí: los problemas de reclutamiento son frecuentes en ensayos clínicos, y suponen una importante barrera para el avance del conocimiento científico, ya que son muchos los ensayos clínicos que se tienen que interrumpir al no conseguir reclutar a un número suficiente de participantes.

¿Porque cree que su línea de investigación que se centra en la seguridad del paciente es importante dentro de Atención Primaria?

La seguridad del paciente es un campo de estudio relativamente reciente. La mayoría del trabajo que se ha hecho hasta la fecha sobre prevención de eventos adversos se ha llevado a cabo en el ámbito hospitalario. No obstante, en nuestro país, ocho de cada diez consultas médicas ocurren en el ámbito de la atención primaria. Cada año se producen alrededor de tres millones de eventos adversos en consultas de atención primaria, y más de la mitad de ellos son prevenibles. Existe en ese sentido mucho margen de mejora. Es por tanto importante que trabajemos juntos todos los agentes implicados (clínicos, pacientes, investigadores, gestores), para que los servicios de atención primaria sean más seguros y evitar al máximo el producir un daño innecesario a nuestros pacientes.

¿Usted estaba trabajando en el extranjero, que fue lo que le impulsó a volver?

Yo emigré para trabajar en Reino Unido en el 2011, cuando la crisis económica (y los recortes presupuestarios derivados) hicieron que trabajar como investigador en España fuera algo realmente difícil. Las condiciones y ambiente de trabajo en la Universidad de Oxford han sido inmejorables. He aprendido mucho y ha sido una gran experiencia a nivel personal y profesional. No obstante, siempre tuve claro que volvería a Mallorca cuando las condiciones fueran más propicias. La salida de la crisis, junto con los esfuerzos que durante los últimos años se han estado llevando a cabo para consolidar el IdISBa, han sido un claro aliciente para dar el paso de vuelta.

¿Qué fortalezas y qué debilidades destacaría del IdISBa?

La principal debilidad que destacaría del IdISBa es su juventud. El Instituto fue creado hace únicamente cinco años. Es por tanto más vulnerable (por ejemplo a vaivenes políticos u otras alteraciones externas o internas) que lo que podrían ser otros institutos más arraigados. No obstante, a pesar de su juventud, se ha hecho una apuesta muy fuerte por el Instituto por parte de las instituciones autonómicas. Se ha aumentado mucho la financiación que recibe, lo cual se ha traducido en mayores recursos humanos y materiales.

Una importante fortaleza es la reciente acreditación por parte del Instituto de Salud Carlos III, que sitúa al Instituto dentro de la élite de investigación sanitaria nacional. Ello supone el que se abran nuevas vías de financiación, hasta ahora cerradas. Supone también mayor prestigio y reconocimiento para los investigadores y resto de profesionales que trabajamos en el Instituto. No obstante, la principal fortaleza que yo destacaría en estos momentos en el Instituto, es el contar con un equipo de personas realmente comprometidas, ilusionadas, y muy capaces; que son las que realmente están consiguiendo avanzar a pasos agigantados, poniendo en marcha iniciativas que hasta tan solo unos años hubieran sido totalmente impensables.

 ¿Cuál es su opinión sobre el decreto de carrera investigadora?

Es sin duda una muy buena noticia para todos los que nos dedicamos a la investigación en el IdISBa, ya que nos permitirá, cuando finalmente se apruebe, el poder disponer de mayor estabilidad laboral y de un plan de progresión laboral. Es también muy buena noticia para el Instituto en sí, y algo de lo que sin duda debe sentirse muy orgulloso, ya que es la primera vez que en España se diseña e implementa una carrera investigadora, por lo que el IdISBa es pionero en ese sentido. El decreto de carrera investigadora representará un gran aliciente para poder atraer talento científico al Instituto. En la mayoría de instituciones científicas Españolas las condiciones laborales de los investigadores dejan mucho que desear, y el disponer de una carrera científica era algo inimaginable  hasta la fecha.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: